PortalÍndiceMiembrosGaleríaFAQRegistrarseConectarseBuscarGrupos de Usuarios
CONTENIDO





ACTIVIDADES





ZONA DE DESCARGAS

DOCUMENTACIÓN CAVIDADES

















VÍAS ESCALADA EN PDF






Publicar nuevo tema   Responder al tema
Comparte | 
 

 SABADO 3 DE JUNIO DE 2017 INVESTIGACIÓN EN EL TORNERO

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Pedro Guillén

avatar

Cantidad de envíos : 24
Edad : 34
Fecha de inscripción : 10/03/2008

MensajeTema: SABADO 3 DE JUNIO DE 2017 INVESTIGACIÓN EN EL TORNERO   Miér 21 Jun 2017 - 6:18






Tras varias intentonas de cuadrar agendas, al fin conseguimos quedar para ir al Tornero el sábado 3 de junio. Plan inicial el hacer un recorrido en superficie para después entrar en el Tornero y volver a realizar medidas de variables químicas en el agua: temperatura, pH y conductividad eléctrica. Además contábamos con mi equipo de medida de alcalinidad del agua in situ.
La avanzadilla fueron Isidoro y Lorenzo que se fueron el viernes a pernoctar en el refugio de Checa. Alberto se uniría el sábado directamente tras hacer una gestión familiar. El sábado tempranito, punto de encuentro para Cristina, Fernando y el responsable de estas líneas a las 6:15 en Plenilunio, enfilando directamente la N-II. Eparco se unió en el último momento y lo recogimos de camino a Checa.
Viernes tarde mensaje de wasap de Isidoro: “Traed paraguas gracias”. La primera idea que viene a la cabeza es lo bromista que es Isidoro. En Madrid estamos con un calor que funde el asfalto. Rápido vistazo a “Eltiempo.es” y nada de broma. Se prevé lluvia todo el día en la zona de Checa. Bueno, pues con esto toros toreamos, paraguas y chupa. Al fin y al cabo una de las ventajas de las cuevas es que dentro no llueve.
Al pasar por Molina, Fernando comenta que aquí debe de vivir un amigo de la infancia que por razones familiares tuvo que marcharse de Madrid y desde entonces perdieron el contacto. Busca en internet y descubre que sigue en Molina y es el propietario de un pub y piensa en voz alta que bueno sería volver a saludar a ese amigo con el que no ha contactado en 30 años.
Nos juntamos con la avanzadilla en el bar del puente de Checa, mientras está continuamente jarreando. Preguntando a los lugareños la previsión del tiempo, si piensan va a parar de llover y las respuestas son dos. El lugareño adaptado a las nuevas tecnologías nos dice que el “móvil” indica lluvia. El tradicional nos informa que cuando hace gota gorda al caer el agua al suelo (y en ese momento las gotas son goterones) es que va para largo. Vamos que las dos previsiones coinciden. Diseñamos el plan para el día. Primero recorrido por exteriores, principalmente el polje y valle de Cubillo y por la tarde entrada a la cueva, pero con la espada de Damocles de a ver como van a estar de barro las pistas.
[size=16][/size]

La razón de la falta de agarre: torta de barro

Nos desplazamos con los coches hasta un punto elevado desde donde bajar al poljé del Cubillo. En el recorrido por pista de tierra se nota que el abundante barro hace que se pierda el contacto de las ruedas, pero podemos llegar hasta el aparcamiento previsto.
A partir de aquí andando. Sigue lloviendo así que todos con botas de goma, paraguas y/o chupa. Lorenzo prefiere poncho de plástico. Eparco eligió ponerse ya el mono y sacar a su pantín para que tomase un poco el aire. Bajamos al poljé y empieza un recorrido en el que continuamente Isidoro plantea correcciones al mapa geológico oficial: por aquí debe de pasar una falla, este anticlinal no se prolonga, que pasa con ese contacto, etc,. Los no geólogos ponen cara de póker viendo como cada vez nos mojamos más y recordando el consejo anterior de Isidoro: hay que traer tres juegos de ropa: para la cueva, el de mojarse y el seco. La mayoría solo portamos dos.
[size=16][/size]
Inspeccionando bajo la lluvia
Enfilamos por el barranco del Cubillo y alcanzamos la zona por debajo de la cual se desarrolla la cueva del Tornero. Mientras los geólogos hacen medidas de las orientación de capas discutiendo como hay que medir (el profesional de empresa, más pragmático,  que dirección de buzamiento y buzamiento; el docente, a lo sencillo y más lento, que hay que medir dirección, buzamiento y sentido de buzamiento) los restantes pasan de escuchar la discusión sobre el sexo de los ángeles y aprovechan para rastrear posibles accesos. Ha dejado de llover, el cielo se ha despejado y a partir de ahora nos hace sol casi todo el tiempo.
[size=16][/size]

Midiendo dirección y buzamiento de estratos
Bajando por el barranco del Cubillo se aprecia la parte superior de la serie de calizas jurásicas. En una ladera de un barranco que forma un discreto “cull-de-sac” aparece una boca a la que rápidamente se lanzan a explorar Cristina y Fernando. Para su desilusión no tiene desarrollo. No es más que un bloque de caliza desgajado por gravedad que da sensación de cueva.
[size=16][/size]
Falsa cueva en el Barranco de Cubillo
Regresamos barranco arriba hasta el sumidero, en el que ahora mismo se infiltra como medio litro de agua por segundo e Isidoro aprovecha para nuevas medidas de variables físico-químicas. Todos en manga corta y con un solecillo que nos ha secado la ropa y nos dará un buen morenillo en la piel.
[size=16][/size]
El sumidero de Cubillo con Javier a modo de escala
Pero “tempus fugit”, ya son las 3 y media y sin comer. Tras el refrigerio reestructuramos el plan inicial. Un poco tarde para ir a la cueva y además está la sospecha de que la pista estará impracticable por barro. Optamos por ir a recorrer la Hoz Seca aguas abajo desde su cruce con la GU-982. Al llegar nos encontramos con Alberto que lleva todo el día intentando localizarnos (cobertura de móvil casi nula) y nos confirma que, efectivamente, el acceso por las pistas al Tornero está impracticable con el barro originado por las lluvias.
Enfilamos la Hoz Seca intentando localizar unos sumideros, pero sin agua es inviable.

Subiendo por el barranco de las Tejoneras
Giramos para volver por el Barranco de la Tejoneras y en su ladera oeste encontramos una boca circular con todo el aspecto de ser un inactivo trop-plein y que bien pudiera comunicar con el Tornero. Ante la promesa de una chocolatina dado que tiene un bajón de azúcar, Alberto se lanza a subir la ladera e inspeccionar la boca. El resultado es que tiene buena pinta, pero se cierra por acumulación de arena; hay que volver con una pala.
[size=16][/size]
Posible trop-plein en el barranco de las Tejoneras
En el paseo de retorno a los coches tiempo para contar batallitas. Isidoro dice que su primera sima cuando aprendió fue el sumidero de Matasnos y que la hicieron entera con escalas de aluminio, sin ningun tipo de seguro; que en el tramo final de subida el dolor de brazos era más que interesante; ni pensar como lo llevaba el que iba recogiendo las escalas. El “espeleólogo anónimo” (se dice pecado pero no pecador) nos cuenta como la primera vez que él la hizo fue al estilo “dosconcroll”; dicha técnica consiste en que iban dos pero solo tenían un croll de manera que el primero que subía y llegaba a un fraccionamiento, metía el croll en una bolsa y se lo dejaba caer al que estaba abajo, quien a su vez aprovechaba para subir dos largos y vuelta a repetir el proceso. Sin comentarios.
En el regreso a Checa, el sol permite hacer unas buenas fotos tanto del poljé de Cubillo como de la espectacular toba del manantial junto a la Ermita de San Sebastián. A pocos cientos de metros están las cuevas de Gimtoris y Aguas Peñas, pendientes de futuras visitas.
[size=16][/size]
Isidoro y Lorenzo contemplando el poljé del Cubillo.
Espectacular edificio tobáceo junto a la Ermita de San Joaquin. El de la izquierda fósil, activo el recubierto por vegetación.
Tras las preceptivas cervezas, invitación de los padres de Alberto (gracias mil), viaje de vuelta a Madrid.
Al pasar por Molina Fernando ve la fachada del pub de ese amigo de la infancia y al amigo (cuya foto ha visto en internet) en la puerta, con lo que se impone parar para el reencuentro. Su amigo se lleva una grata sorpresa y quedan para volver a Molina con más tiempo y sus respectivas esposas y prole. Esto no dará para hacer una película como Lion, en la que un niño perdido se reencuentra con su madre 25 años después gracias a Google Earth, pero hay que reconocer que internet nos está cambiando la vida.
En el viaje de retorno otra de esas situaciones peculiares. Ni un coche en la N-II desde Alcolea hasta Guadalajara, ………………mientras el Real Madrid ganaba la doceava.
Javier G.Y.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
SABADO 3 DE JUNIO DE 2017 INVESTIGACIÓN EN EL TORNERO
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
Club Viana :: ACTIVIDADES REALIZADAS :: ESPELEOLOGÍA-
Publicar nuevo tema   Responder al temaCambiar a: